jueves, 30 de noviembre de 2017

SONETILLO

A los chiflados de periferia en clave de sonetillo.

Con el mundo por montera
viñeta de Napoleón
no te enteras Puchimon
que eres más regadera.

Cocomocho de quimeras
con ínfulas de peleón
de la orden del felón
escondido por Bruselas.

Marioneta mal parada
bandera del tres por ciento
bufón de la estrellada

paniaguado sin mirada 
come nabos en adviento
doctorado en la cagada.

sábado, 25 de noviembre de 2017

Soneto

Con licencia de Don Lope y perdóneme maestro.

Oscuro el borrador del vate
da el verso claro del maestro
que el buen rimar es arte diestro
y no precisa algún debate.

Soneteando en pluscuamperfecto
se para versea en arte mayor
y disculpen señorías el error
cuando no guste el predicamento.

Que el arte oscuro improvisado 
tal vez por la calentura del momento
no por ello debe ser menospreciado.

Que no todo apremio es mal llevado
toda vez que requiere algún talento
escribir algún soneto mosqueado.

jueves, 23 de noviembre de 2017

Ayer jugué a la ruleta rusa con el cadáver de mi vecino.
Las copas las pagaba una stripper con dinero de su tanga.
Las balas de fogueo el marido mosqueado de la stripper,
los mirones a lo de siempre con sus ojos bizqueantes y la mano derecha en la entrepierna.
Los políticos apostaban sobre nuestra muerte con fondos públicos.
Jack Daniels estuvo presente en la velada, José Cuervo llegó en Uber con dos multas de tráfico.
Johnny Cash llamó para disculparse desde su tumba.
Fue un pedazo de juerga con resaca y dolor de cabeza del último balazo.

Yo no pude resucitar al tercer día de entre los muertos.
Nadie me prestó una escalera para bajar de mi cruz.
Allí, en medio del infierno nuestro de cada día
recompuse mis restos con miembros amputados del árbol genealógico.
Invité a café al doctor Frankenstein, que me resucitó con una sobredosis de Iberdrola con cargo a mi tarjeta de crédito.
Ahora camino entre los vivos pero no vengo salvar almas, no soy pescador de hombres
ni tengo autorización política para serlo.
El Papa no me concede bula ni yo le concedo crédito, tal vez el cielo deba esperar un poco más.
Con permiso de Don José, sólo soy yo y mi propia circunstancia.
Tal vez es lo único que necesito ser.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Cuando la ficción supera la realidad todos los fantasmas pasean las cadenas de su neo lengua por los rincones del reino desencantado. El pueblo pasa entonces a ser una realidad incómoda que debe ser silenciada entre aullidos de lobo y cantos de sirenas mal folladas. La justicia sigue abierta de piernas esperando tener sexo seguro con el partido político predominante y su cheque del día después, el mejor anticonceptivo inventado para impedir que la ley de a luz el verdadero concepto de justicia. Los payasos siniestros hacen malabarismos democráticos en Bruselas,  las putas de siempre siguen haciendo la calle en  la capital del Reino para escándalo  de dos viejos leones que custodian el peor tugurio de San Jerónimo. Allí las putas no tienen vergüenza, pero ofrecen a cambio todas las enfermedades venéreas del mundo en intensos y fingidos orgasmos democráticos . Te hacen un griego a cambio de una paga vitalicia y tres coches oficiales. Viajero, si pasas por Madrit, no dejes  visitarlas, no encontrarás putas más tiradas en toda Europa.

jueves, 14 de septiembre de 2017

Imagina a un gran ejército de zombis marchando alegres con una papeleta electoral en la mano hacia sus ataúdes colectivos de cristal. Imagina al mismo tiempo a todos sus enterradores frotándose las manos de satisfacción pensando en los beneficios personales del funeral colectivo mientras animan a esos zombis con distintas banderas y colores a alinearse en diversos lados de sus propias sepulturas. Imagina si puedes (al mismo tiempo) un plaga de cucarachas saliendo por las mangas y perneras del pantalón de los enterradores, ansiosas por devorar las migajas del festín macabro y varios buitres sobrevolando la dantesca escena con sus picos afilados y dispuestos a alimentarse de la poca carne que aún quede pegada a los tristes huesos del ejercito de zombis. Junto a todos ellos se encuentran diversos apóstoles envestidos de un extraño poder divino concediendo indulgencias y absolución en nombre de sus diversas confesiones y dioses a víctimas y verdugos con la mano derecha, mientras la izquierda aguarda impaciente su paga por los servicios prestados. Imagina que las palabras son condimento para aderezar el sabor de la menguada carne de los zombis y mantenerles tranquilos en su fila mientras les llega el turno del sacrificio humano y cae sobre su cabeza el hacha implacable. Imagínales a todos, unos brindando alegres, otros muriendo sin saberlo, unos disfrutando de suculentos banquetes, los otros, convidados de piedra al fin y al cabo, sin terminar de comprender de que son alimento y terminaran saliendo por el culo  de enterradores, cucarachas, buitres y apóstoles  tras un largo proceso de digestión en forma de heces fecales.
Por imaginar que no quede, no hay prisa la digestión es larga y siempre hay sitio en las cloacas situadas bajo cada escaño-inodoro. Tú también flotaras allí abajo, no lo dudes.

lunes, 4 de septiembre de 2017


Entré en estado de prosa cuando me dejaron de latir los versos, enchufado como estoy a un aparato de respiración artificial que mantiene mis constantes vitales en estado de alerta. No me intuben el suero de unos versos ñoños para convencerme, la cicuta mata más rápido a las musas y se evitan el hastío de los renglones torcidos. Prefiero regar el pequeño laurel del patio trasero y respirar el aroma a libertad de la constancia que impregna sus verdes hojas. La lira eléctrica está de moda es cierto, tan de moda como estuvo en su tiempo la lengua de los rolling stones que siguen subiendo al escenario con pañales para adulto e incontinencia marcando paquete sobre el escenario. Me falta endecasílabo y arte mayor para caer vertiginosamente en las tentaciones sociales, y el faro alejandrino sigue brillando en el horizonte para guiar a buen puerto a los marineros tenaces alejados de los cantos de sirena de la impostura. Debería marcar distancia con la revolución democrática de la guillotina virtual y sus falsos héroes, pero cuando pienso en el esfuerzo de construir calzadas romanas de catorce endecasílabos con rima consonante repartidos en dos cuartetos y dos tercetos, me caen décimas de sudor sobre la frente agostada por la falta de vocabulario. Las autopistas actuales son de cómodo alquitrán, el viaje a ninguna parte más rápido y hay que pagar pocos peajes hasta llegar a la corrala donde el vulgo instalado cómodamente en sillas de tres patas   espera con el aplauso en sus bolsillos raídos. Imaginad el esfuerzo empleado innecesariamente en dar a las gallinas otro alimento que no sea su pienso habitual, siendo su naturaleza de vuelo corto es vano el empeño en fortalecer sus alas no habituadas a las alturas del cielo claro.      

domingo, 3 de septiembre de 2017

Voy a escribir una nota de suicidio en mi nombre, en el nombre de los míos, en el nombre de mis antepasados. También en el nombre del padre que sufre, del hijo sin futuro ni tierra que le sepulte, la mujer violada por el Corán. Después cortaré las venas de mi cultura, de  mi historia y de  mi raza, para sumergirme en las aguas tormentosas del mar invasor y desangrarme lentamente entre titulares colaboracionistas. El horizonte ennegrecido por las cúpulas de la media luna, el silencio perturbado por gritos paganos y dioses de muerte, las calles empapadas por la sangre del cordero occidental, y de nuevo más silencio, un silencio sepulcral, hediondo como un cadáver sin batalla. Los buitres sobrevuelan el festín, satisfechos, sin dar gracias por los alimentos recibidos carroñean con sus picos afilados por la ambición y sus garras sostienen con fuerza las actas de su poder. La tierra también agoniza, el verde  muere para dar paso a la desertificación y negros demonios cabalgando con sus alfanjes desenvainados. Los viejos dioses se mudaron hace siglos, el nuevo dios solo sabe poner la otra mejilla. Su rebaño sigue siendo de ovejas, sus apóstoles ya no son pescadores de hombres si no de valores bursátiles y niños despistados. En Roma un viejo loco pasea su soberbia ignorante por el mundo con alma negra y blancas vestiduras mientras el apóstol enterrado bajo la Basílica le llama Judas. Garibaldi espantado convoca un consejo de estado y ultratumba, pero las camisas rojas no significan lo mismo que antaño, nadie responde a su llamada y el Águila tiene reuma en las alas. El tótem de Europa es ahora un feo edificio de cristal y hormigón con plaga de cucarachas.

martes, 29 de agosto de 2017

EL LABERINTO DEL FAUNO.

Llegué al Laberinto del fauno de la mano de todos mis diputados. Pero no había historias bonitas, ni seres mitológicos. Llegué con un sabor amargo a pasado, al pasado de no pasaran, y las gargantas del coro de paz entonaban himnos de guerra. Los viejos cadáveres prestaron sus uniformes apolillados con agujeros de bala para dejar pasar el aire enrarecido. De pronto me encontré en medio de un bosque de puños alzados con guantes de alambre de espino y perros policías que olfateaban la casa de  mis vecinos, pero todo estaba en silencio. Los mayores recordaban la bajada atropellada por las escaleras de medianoche, el frío cañón del fusil apuñalando su espalda. Los motores encendidos hacia el parque temático de la fosa común, la complicidad de los muertos con la boca cosida a balazos. Los mayores siempre recuerdan aquel laberinto, miran con tristeza las puertas abiertas hacia las fauces del Fauno siempre hambriento de vida y de muerte, sus ojos brillan con malevolencia y su sonrisa es una trituradora de carne.


Su guarida sigue en el mismo lugar, escondida en el tronco de un árbol podrido, no necesita salir a cazar, él sabe que todos entraran para no salir jamás. Tal vez uno o dos para que cuenten su historia y otros la olviden, así funciona el laberinto, se alimenta de mentiras que encienden fuegos de odio. Me senté a descansar al lado de un anciano que me contó su historia, él estuvo antes que yo frente al laberinto. Todo comenzó porque un Rey no quiso defender su reino, y sus senescales lo dividieron usando muertos para construir fronteras. Los más crueles llevaban pendones rojos como la sangre de 100 millones de muertos. Gritaban libertad con la voz desencajada por el odio liberticida, pisaban con la fuerza del opresor. Bailaban aquelarres alrededor de templos incendiados y momias crucificadas. Sus voces al final despertaron a los cuatro jinetes y sus perros de la guerra. El brillo de sus fuegos se eclipso ante el brillo de las hojas desnudas de los sables y todo quedó en silencio. 

jueves, 27 de julio de 2017

¿POR QUIEN DOBLAN LAS CAMPANAS?


No preguntes por quién doblan las campanas
cuando su tañido metálico taladra tus sienes
y sientes el frío por todo tu cuerpo rígido.
No preguntes por el olor a madera barnizada
sobre el que recuestan tu vida cansada
con un cristal sobre la pálida frente
y la nariz afilada por el aroma a muerte recién estrenada.
¡No, no preguntes por quién doblan las campanas!
Las campanas doblan por ti.
Entonces podrás escuchar los elogios negados.
Las palabras de buena crianza.
El discurso espiritual del profeta a sueldo del vaticano.
La bondad intrínseca a tu camino
hacia una fosa recién excavada.
El llanto hipócrita de las plañideras en tu entorno
que se palpa con impaciencia el bolsillo del tabaco.
La agonía de flores recién cortadas
para que se pudran lentamente junto a tu cadáver.
El sonido de la tierra golpeando tu nuevo chalet,
adosado a otros muertos sin TDT.
El rechinar hambriento del gusano en tu interior.
Un nuevo y desconocido concepto de soledad
mientras intentas gritar a través de tus labios pegados:
¿Por quién doblan las campanas?
Las campanas están doblando por ti.